Carne Lujuriosa de Berrea (Ternera en salsa de mango)

Ternera en salsa de mango

Ternera en salsa de mango

Soy consciente de que con esta entrada voy a perder la mitad de los seguidores del blog, pero es que, a menudo entro en la cocina con el aliento de Sigmund Freud en la nuca. Además, hoy escribo este post bajo la influencia maligna de mi amigo Fran Peñate, que me ha recordado que ya estamos de berrea. Porque aunque la primavera es más popular, los que lucimos orgullosa cornamenta somos más de otoño, que es cuando andamos más priapistas que el Papa. Por eso, este plato queda bautizado como Carne Lujuriosa de Berrea.

Básicamente consiste en hacer jugar en aceite bien caliente una carne prieta de ternera (No como ciervo por culpa de Walt Disney) a la que arrimamos un poco de cebolleta. Luego Servimos el conjunto sobre una cama de crema espesa de mango y yogurt griego. Sigue leyendo

Anuncios

Crema de zanahorias y puerros

Crema de Zanahorias y Puerros

Crema de Zanahorias y Puerros

Me encantan las sopas y cremas. Especialmente esas que reconfortan calientes en invierno y que refrescan frías en verano. La otra noche preparé esta crema de zanahorias y puerros que viene de perlas en verano para ir a broncearse a la playa, aunque es perfecta para cualquier estación del año, además de llenar la mesa de color.

 Pensando en qué disco pinchar mientras preparaba la receta, recordé que de adolescente escuchaba un programa de radio, la Emisión Pirata, cuyo locutor tenía cierta tendencia a llamar ‘zanahorio’ a Axl Rose, cantante de Guns N’ Roses. Nunca me he podido quitar de la cabeza esa imagen. Cada vez que escucho o leo algo de esta banda de los 90’ me imagino a su frontman, como una alegre hortaliza cometiendo sus insensateces habituales. Además, estos días ando un poco de mala leche, razón por la que me quedo con el disco Appetite for Destruction (1987), que es perfecto para escuchar en frío o en caliente.

La partitura (para cinco o seis músicos):

  • Una nuez grande de mantequilla
  • 2 puerros (la parte blanca)
  • 1 kilo de zanahorias
  • El jugo de una naranja
  • 1 cucharadita de semillas de cilantro molidas
  • 1.250 ml. (5 vasos) de caldo vegetal
  • 1 yogurt tipo griego
  • Sal y pimienta
  • Cilantro fresco
  • Comino molido (opcional)

Trocear los puerros y las zanahorias. Derretir la mantequilla en una cazuela. Añadir los vegetales y mezclar. Tapar la cazuela y cocer a fuego lento unos diez minutos o hasta que las hortalizas empiecen a ablandarse.

Incorporar el cilantro molido y mezclar. Añadir el caldo, la sal y la pimienta. Llevar a ebullición a fuego medio, tapar y dejar cocer unos 20 minutos. Las zanahoria y los puerros deben quedar tiernos.

Dejar reposar hasta que se enfríe. Verter el zumo de la naranja y triturar todo con una batidora o robot de cocina hasta conseguir una textura fina y cremosa. Añadir medio yogurt y remover la sopa.

Si se quiere fría, guardar varias horas en la nevera. Para tomarla en caliente basta con calentarla a fuego lento sin dejar que hierva.

En el momento de servir, decorar cada cuenco con una cucharada de yogurt y cilantro fresco al gusto. El comino también le va bien a esta crema, y se puede añadir una pizca.

Appetite for Destruction (1987)Del Appetite for Destruction se pueden contar muchas historias, pero las mejores ya las contó Ivar Muñoz-Rojas en la revista Rolling Stone.

Es un disco sucio, salvaje y redondo, de los que se oyen en el mismo orden siempre. Está cargado de sexo, drogas, alcohol, violencia… puro rocanrol. Supuso un soplo de aire fresco en una década, la de los 80’, en la que todo sonaba excesivamente manufacturado, y abría la puerta al éxito del grunge que llegó poco después. Igual no soy objetivo porque este es un álbum que lleva años en mi Top10 y no va a ser fácil sacarlo de ahí

Hay tres melocotonazos que todo el mundo nombra como los mejores del Appetite. Son: Welcome to the jungle (que abre de manera explosiva), Paradise City  y Sweet Child o`mine, que suena hasta en los pubs de zombis.

Appetite for destruction - portada censuradaEn mi caso, no me canso de escuchar Rocket Queen, Mr. Browstone, Anything goes y, en menor medida, My Michelle.

Llegados a este punto, si estás tan cabreado como yo y tienes ‘apetito por destruir’, sigue las siguientes instrucciones:

  1.  Pon Welcome to the jungle a volumen alto
  2. Defenestra la crema de zanahorias en un cuenco de porcelana hortera
  3. Mastica guindillas frescas y crudas hasta que llegue la policía a detenerte.
  4. Intenta mantener la calma y que no se te ocurra frotar guindillas por los ojos de los representantes de la autoridad

¡Salud y gazpacho!