Feta Zetas de Fresas

Si uno se pone a escuchar Doctor Explosion mientras cocina unos crujientes de queso feta y fresas, lo normal es que le exploten en el horno. Especialmente si el disco que suena es Viviendo del Cuento. Y eso fue lo que pasó y tuve que rebautizar la receta como Feta Zetas de fresas. Crujientes, ácidas y explosivas, como una chuchería infantil. Muy ricas pese al estropicio del reventón. Sigue leyendo

Anuncios

Tyropittakia en Tormenta de Tormento

Tyropittakia

Tyropittakia

Tyropittakia es el nombre de un plato griego apropiado para conquistar el corazón de otra persona. Ingredientes habituales en las cocinas de esa zona del Mediterráneo coquetean con la albahaca, planta de carácter sagrado en la antigua Grecia que se asociaba a los ritos del amor y la muerte.  Estas circunstancias exigen como acompañamiento de las Tyropittakias el romanticismo salvaje, oscuro y melancólico de la poesía de Javier Corcobado. Sigue leyendo

Queso Camembert en gabardina de pistachos y arándanos 70′

Camembert con pistachos

Camembert con pistachos

Después de 30 días agotadores dándole vueltas a varios proyectos que tengo entre manos, mi cerebro quedó tan derretido como el queso de esta receta y tan molido como los pistachos que le acompañan.

La única manera de restablecer los niveles de energía habitual era meterme en la cocina escuchando a la Creedence Clearwater Revival, uno de mis grupos favoritos.  Ese día surgieron varias recetas que ya irán desfilando por el blog. De momento, nos quedamos con este Queso Camembert en gabardina de pistachos y salsa de arándanos al oporto. Sigue leyendo

Sacos de espinacas y feta al ukelele

Sacos de Espinacas y Feta

Sacos de Espinacas y Feta

‘Ukulele Songs’, el nuevo disco de Eddie Vedder, sin ser una obra de arte me tiene enganchado y me pone los pelos de punta. Con rollo de crooner polinésico, su voz me llega hasta el tuétano, como en sus grabaciones más memorables con Pearl Jam. Es un disco sencillo, austero, intimista, perfecto para recuperar la sensación de relajación absoluta que solía darme la cocina.

Mientras lo escuchaba varias veces, me puse a hacer estos sacos de espinacas y queso feta acompañados con salsa de mostaza a las tres hierbas. Todas mis preocupaciones quedaron arrinconadas durante un buen rato. Una sensación que recuperaba después de mucho tiempo.

La compra:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Una cebolla pequeña picada fina
  • 300 gramos de espinacas
  • 200 gr. de queso feta
  • Dos cucharadas de queso Parmesano
  • 1 huevo + una yema de huevo
  • Un poco de nuez moscada recién rallada
  • Sal y pimienta negra
  • De 12 a 16 obleas medianas de empanadilla (también vale pasta filo o cualquier masa que te guste)
  • Mostaza a las tres hierbas (opcional)

Antes de empezar a cocinar saca las obleas de la nevera para que no se rompan cuando haya que manipularlas. En un poco de aceite pocha de 5 a 7 minutos la cebolla picada finamente. Añade las hojas de espinacas y cocina removiendo de vez en cuando hasta que el vegetal pierda casi todo el líquido y su volumen se reduzca considerablemente.

Mientras dejas enfriar las espinacas, precalienta el horno a 190 grados. Cortar el queso feta en dados pequeños y desmenuzar con la ayuda de un tenedor o las manos.

Batir un huevo con la nuez moscada, sal y pimienta. Juntar la mezcla con el Parmesano, el Feta y las espinacas. Dejar reposar unos minutos.

Poner en cada oblea una cucharada generosa de la mezcla y darle la forma de saco con ayuda de las manos. Cuando estén todos los sacos, batir una yema de huevo y decorar con un pincel de cocina las piezas obtenidas. Introducir en el horno a media altura y sacar cuando estén dorados: unos 20 minutos aproximadamente.

Están igual de buenos calientes o fríos. Los puedes acompañar con un poco de mostaza a las tres hierbas. Yo he usado una que comercializa Maille, pero puedes hacerla tú mismo triturando un poco de perejil, albahaca y la parte verde de una cebolleta con una cantidad generosa de mostaza de la buena.

Eddie Vedder 'Ukulele Songs' (2011)

Eddie Vedder 'Ukulele Songs' (2011)

Todo listo para disfrutar de una cena como la voz de Eddie Vedder: frágil e intensa.

Del disco, me quedo con las versiones: Tonight you belong to me (en dueto con Cat Power); Sleepless Nights (Everly Brothers); Can’t keep (Pearl Jam) ; y Dream a little dream. También disfruto con Longing to belong, You’re true y Goodbye

Y siendo sinceros, aunque reconozco que hay tener el valor de un tarado para grabar ‘Ukulele Songs’, es un disco para disfrutar y olvidar rápido. Como esta receta.

Salud y rocanrol

Ensalada tibia ‘Pink Moon’

Ensalada de remolacha y feta Pink Moon

Ensalada de remolacha y feta Pink Moon

La remolacha y el queso feta son la base de esta ensalada tibia, sana  y rápida de preparar.  Recomiendo cocinarla escuchando ‘Pink Moon’ (1972), un delicioso y breve disco (28 minutos) del infravalorado Nick Drake.

Canciones desnudas y austeras de un tipo solitario encerrado en el estudio de grabación con su voz y su guitarra (aunque también se aprecia algún arreglo de piano). Once canciones auténticas, honestas y melancólicas. Como nuestro plato de hoy, este disco sabe mejor las noches de insomnio y de otoño:

  •  2 remolachas cocidas (Si las cueces tú, recuerda cocerlas con piel, en agua con sal y de una a dos horas, según el tamaño de las piezas)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 chorro de vino oloroso de Jerez  (opcional o sustituible por otros vinos de Jerez o blancos)
  • 1 queso feta
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • Ralladura de naranja (opcional)

Nick Drake - Pink Moon (1972)

Con la serenidad que impone ‘Pink Moon’, picar finos los ajos y las cebollas. Pochar con un poco de aceite a fuego lento. Mientras, cortar las remolachas y el queso feta en dados regulares. Cuando la cebolla empiece a verse transparente añadir un chorro de oloroso de Jerez, remover y un minuto más tarde añadir la remolacha.  Mezclar toda la preparación 2 o 3 minutos más. Incorporar los dados de feta y remover un minuto hasta que adquieran el tinte rosa de la remolacha.

Retirar del fuego y servir en un cuenco. Salpimentar y añadir un poco de piel de naranja rallada.

Instrucciones para comer la ensalada tibia ‘Pink Moon’ correctamente:

  1. Abandonarse a la melancolía y la tristeza.
  2. Volver a poner ‘Pink Moon’ desde el principio
  3. Llorar unos segundos mientras se enfría un poco el plato
  4. Degustar (preferiblemente en la soledad y el desarraigo de un ostracismo involuntario)

Aviso para hipocondríacos: Algunas personas carecemos de una enzima que metaboliza en el intestino un pigmento natural de la remolacha, Eliminamos ese tinte con la orina y las heces, que adquieren un singular color rojizo/rosado, dando respuesta a una de las grandes incógnitas del rock patrio.

Por eso, una vez hecha la digestión, dirigirse con decisión a castigar la porcelana bailando al ritmo de este escatológico himno de Siniestro Total, tornando así la tristeza en irracional euforia. Que aunque sea Semana Santa estamos en la alegre primavera, redios!