Samosas al cubo

Samosas

Samosas

Tenía todo preparado para cocinar unas ricas samosas, una especialidad de India y Pakistán, pero no me decidía con el disco. Después de dar varias vueltas por mi estantería y los archivos del ordenador casi tiro la toalla. En ese momento se me ocurre escribir ‘samosa’ en  el buscador de Spotify y descubro una desconocida banda homónima que fusiona jazz y rock progresivo con mucha personalidad.

Pongo el disco desde el principio y me ato el delantal a la cintura. Partitura: Sigue leyendo

Revuelto de Madrás al sitar

Revuelto al estilo de Madrás

Revuelto al estilo de Madrás

Llevo unos días de descanso abrazando con intensidad el estilo de vida del koala: dormir, comer, beber, dormir… y el cuerpo me pide recetas fáciles y rápidas.
Por eso me voy a lanzar con un plato indio rápido, fácil y sorprendente: Un revuelto al estilo de Madrás. Y como las vacaciones me piden música instrumental, nada mejor que acompañarlo de  una recopilación de Ravi Shankar, el maestro del sitar y uno de los mejores músicos hindúes de todos los tiempos.

Ingredientes para 3/4 personas:

  • 6 huevos (aproximadamente)
  • 1 guindilla roja fresca
  • 1 cebolla mediana/grande picada finamente (si es roja, mejor)
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado
  • 1 cucharadita de garam masala
  • Un poco de aceite de oliva virgen extra
  • 1 tomate
  • Un manojo de cilantro fresco
  • Sal y pimienta

La preRaviShankarparación no puede ser más fácil: Batir ligeramente los huevos y salpimentar. Rehogar la cebolla en aceite de oliva con el garam masala y el jengibre durante unos cinco minutos. Añadir tomate en dados y la guindilla picada finamente (2 min). Incorporar huevos y dejar cuajar pero no del todo. Servir con cilantro fresco por encima.

Sobre la música de Ravi Shankar, además de fascinarme el sitar, uno de mis instrumentos fetiche, me gana con su conexión rockera. Shankar fue introducido en occidente de la mano de George Harrison, de The Beatles, quien admiraba los sonidos metálicos del sitar. Esto le permitió ser conocido tanto en la escena mainstream como en la underground de la década de los 60’, llegando a ser uno de los músicos que se ganó una plaza en el legendario Woodstock 69.
Una buena aproximación al talento de Ravi Shankar puede ser este The very best of, publicado por la discográfica EMI. Al margen de esta recopilación te animo a investigar en una de las discografías más extensas de la historia, tanto en discos propios como en bandas sonoras de muchos de los clásicos de Bollywood.

Salud y rocanrol

Vindaloo de pollo surfero

Vindaloo de pollo

Como si estuviéramos sobre un tablero del Risk, hoy vamos a pasar por la India, Portugal y Brasil sin necesidad de salir de casa y a ritmo de surf rock.

La leyenda dice que marineros portugueses llevaron la receta base del vindaloo a tierras de la India, donde se asumió rápidamente pero adaptada al recetario local.  El plato portugués se basaba en carne marinada en vino y ajo, de ahí que la mayoría de las recetas de vindaloo tengan ingredientes tan mediterráneos como el ajo y/o el vinagre de vino.

Hay cientos de recetas de vindaloo, pero lo cierto es que  frecuentemente acompaña carne de cerdo, pollo, cordero o ternera. La pasta que propongo aquí, combina a la perfección con el pollo y con el cerdo. Para las otras carnes, más ‘nobles’, otro día me meto entre fogones y  planteo alternativas.

La pasta de vindaloo se puede preparar con antelación porque aguanta bien en el frigorífico durante una semana. Eso sí, tapada.

Con el delantal puesto, asegúrate de tener todos los ingredientes preparados:

  •  De 750 a 1.000 gramos de pechugas de pollo cortadas en dados regulares
  • 600 ml. de agua (2 tazas y media)
  • 2 cucharaditas de semillas de mostaza (sustituible por mostaza)

Para la pasta Vindaloo

Pasta de vindaloo

  • 2 cucharadas de jengibre fresco rallado
  • 4 dientes de ajo
  • 2 guindillas rojas frescas picadas  (reduce si no te gusta tanto picante)
  • 2 cucharaditas de cúrcuma molida
  • 1 cucharadita de cardamomo (O menos. El cardamomo tiende a predominar sobre el resto de sabores y no gusta a todo el mundo)
  • 4 clavos de olor
  • 6 granos de pimienta
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de semillas de cilantro
  • 1 cucharadita de semillas de comino
  • 125 ml. de zumo de limón (1/2 taza)

Como tengo una obsesión malsana y freudiana con el mortero, no me queda más remedio que preparar la pasta de vindaloo con cierto orden, En primer lugar trabajo bien las semillas de cilantro, cardamomo, pimienta, clavos y cominos (las vainas de cardamomo se pueden retirar al extraer la semilla). Una vez que están bien trituradas estas especias, añado el resto de ingredientes de la pasta (jengibre, ajo, guindillas, cúrcuma, canela y el zumo de limón). Toca hacer músculo hasta conseguir una pasta fina y homogénea. Llegado este momento, toda la cocina debe oler a algo parecido al paraíso.

Si usas un robot de cocina, en lugar de mortero, añadir todos los ingredientes de la pasta y darle al botón hasta conseguir los resultados esperados.

Saltear el pollo, a fuego medio y en dos o tres tandas, en un wok o en una cacerola con un poco de aceite hasta que se dore. Incorporar todo el pollo, la pasta de vindaloo y las semillas de mostaza y remover durante dos minutos. Añadir el agua y dejar cocer a fuego lento, tapado, durante una hora y media o hasta que la carne esté tierna.

Se puede servir acompañado de arroz basmati y pappadums.

Y como los marineros portugueses también impregnaron con su influencia la cocina y la música brasileña, propongo un acercamiento a los discos de Autoramas, Pero para dar tanto salto geográfico mejor no jugársela y empezar el viaje con ‘Teletransporte’(2007)

Autoramas - Teletransporte (2007)

Autoramas es una banda brasileña de surf rock que tiene entre sus influencias más claras la música surf de los 60’ (Dick Dale, The Ventures, etc), los movimientos alternativos de Brasil y la energía del punk.

Mis canciones favoritas de ‘Teletransporte’ son: Mundo Moderno, Já cansei de te ouvir falar, Surtei, Eu Mereço, A 300 Km/h y Fazer Acontecer

Salud y rocanrol