Sopa de ajo antisocial de navidad

Sopa de ajo

¿Qué tal las navidades? ¿Bien o en familia? ¿Echabas de menos una receta navideña en este blog? Si la respuesta es afirmativa es que no te has enterado del palo que vamos. Actitud de rocanrol hasta en las fechas más entrañables (entrañables, de entrañas)

En esta época de despilfarro consumista, de comidas y cenas de difícil digestión, de conversaciones hipócritas y optimismo imbécil, un servidor se encierra en su bunker a base de ajo y agua (a joderse y aguantarse). Mientras todos engordan dejo los diez kilos de más de todo un año de excesos. Después de casi dos semanas encerrado mamando esta sopa de ajo y vino de garrafa, creo que he alcanzado la claridad mental de Travis Bickle, el protagonista de Taxi Driver.

Será porque ya no me quedan dientes para disfrutar del turrón por lo que te propongo esta sopa de ajo antisocial. Vamos a cambiar el jamón serrano por un blanquillo, el embutido más incomprendido, y la vamos a acompañar con una lista de antivillancicos seleccionada por @elchayi, el crítico musical con más criterio y más Voll-damms meadas en este país.

La partitura (para seis solitarias noches o seis comensales):

  • 8 dientes de ajo
  • Media barra de pan de ayer
  • Dos litros de agua
  • Dos cucharadas de pimentón picante (dulce, si eres un poco moñas)
  • 5 o 6 huevos
  • Unas rodajas de blanquillo (El mío, de Tíjola, una joya infravalorada)
  • Una pastilla de esas de caldo de verduras o similar
  • Un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra

Picar los dientes de ajo en láminas finas. Cortar el pan en rodajas gruesas y luego en taquitos. El blanquillo cortarlo en dados regulares.

Poner el agua a calentar en un cazo o hervidor de agua. En una olla poner a calentar a fuego lento el aceite de oliva. Incorporar al aceite los dientes de ajo picados. Antes de que los ajos se tuesten añadir los trozos de pan y el blanquillo. Mover para empapar bien todos los ingredientes en el aceite. Un par de minutos más tarde añadir el pimentón y remover durante menos de un minuto. Sin dejar que el pimentón se queme incorporar rápidamente el agua caliente. Añadir una pastilla de caldo desmenuzada.

Tapar y dejar cocer unos 20 minutos. Llegados este momento hay dos opciones.

  1.  Incorporar los huevos y remover hasta que cuajen.
  2.  Colocar un huevo en cada cuenco o plato hondo y servir la sopa sobre el huevo y remover.

A mi me gusta la segunda opción, porque puedo guardar la sopa en la nevera y utilizar los huevos justo cuando se van necesitando. Además quedan un poco más crudos, que es como me gustan.

Para preparar este plato tan rápido y tan reconfortante en días de frío, nada mejor que la lista de antivillancicos seleccionada por mi amigo Javi, El Chayi. Siento debilidad por los temas de Mama Ladilla y Extremoduro, bandas que admiro desde que me reventaba granos. El antivillancico de Dakidarria no lo conocía, pero está a la altura. A Ska-P les tengo manía por dos o tres encuentros que tuve con ellos en bares y conciertos. Unos hipócritas sociales. Se lo digo yo.

Las de Soziedad Alkoholika me recuerdan mi época más punk. Intento no reírme con los excesos pseudo-sexuales de Juampa y La Raja en su Pichancico. Mis aportaciones a la playlist de antivillancicos son Los históricos Reyes Magos de Mojinoz Escozios y Carta a los Reyes de Manos de Topo, que se sale un poco de tiesto.

Para terminar unas sabias palabras de Robe Iniesta, de Extremoduro: “Y no me importa que los Reyes ya no vengan para mi, con que vengan los camellos, soy, bastardos, más feliz…”

Salud y rocanrol

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s