Ceviche de caballas ‘ilegales’ al caviar cítrico

Ceviche de caballa con caviar cítrico

“He decidido comportarme, sonreír a los idiotas, recibir a las visitas casi sin anestesiarme… he decidido reformarme, contestar preguntas tontas, soportar a los artistas… Estoy decidido a mongolizarme…”

Llevo intentando “mongolizarme” desde que pinché por primera vez en la radio (creo que en 1998) ‘He decidido comportarme’, canción de Ilegales del disco ‘El Apóstol de la Lujuria’. No lo consigo. Pero Ilegales, y esta canción en concreto, fue el grupo que me vino a la cabeza el día que perpetré este ceviche de caballa al caviar cítrico.

Nadie más cítrico y crudo que Jorge ‘Ilegal’ Martínez en el rock patrio. Aunque a veces es un poco caballa, mantiene desde hace décadas un discurso coherente con su actitud punk. Además, físicamente me recuerda un poco a Santiago Orts, agricultor de Elche (Alicante) que cultiva las limas australianas (Microcitrus Australasica) de las que se obtiene el caviar cítrico de esta receta.

Normalmente el ceviche se prepara con pescados blancos, pero he obtenido buenos resultados con bonito y otros pescados azules. El día que fui al mercado no pude resistirme a las curvas de una grande y preciosa caballa fresca que me miraba desafiante directamente a los ojos. La robé mientras distraía a la pescadera con algunos poemas horribles. No podía pagar por ella, era un amor clandestino.

Partitura para cuatro músicos cítricos

  • 1 caballa de unos 600 gramos (o dos pequeñas)
  • 500 gr. de limas
  • 1 limón
  • 1 lima australiana
  • 1 cebolla roja pequeña picada fina (también vale blanca)
  • 1 aguacate pequeño en su punto óptimo de consumo
  • 1 cucharadita de mostaza
  • 1 cucharadita de ketchup
  • 1 cucharadita de salsa Perrins
  • 1 cucharadita de guindilla picada
  • Un manojo pequeño de cilantro fresco picado
  • Pimienta y sal

Sacar los filetes de la caballa. Quitar las espinas. Cortar en tiras los dos lomos. Mezclar con la cebolla y el cilantro en un cuenco hondo de cristal. Salpimentar al gusto.

Por otro lado exprimir el jugo de las limas y el limón. Colar el zumo y mezclar con la mostaza, el ketchup, la salsa Perrins y la guindilla fresca. Incorporar al cuenco de cristal donde descansa el pescado hasta cubrirlo. Tapar y dejar macerar en la nevera unos 30 minutos (menos si te gusta conservar el potente sabor del pescado)

Pasado el tiempo de maceración cuela el pescado para frenar la cocción. Sirve el pescado, incorpora unos dados de aguacate y decora con las bolitas de caviar cítrico. Es sorprendente la explosión ácida y crujiente de este producto en la boca. Yo puse tomate cherry y rúcula para la foto, pero ni ayuda al plato ni a la foto. Fail. Evítalos.

En cuanto a los ilegales, en esta ocasión no he seleccionado un disco concreto, porque la mayoría considero que tienen demasiados altibajos. He seleccionado algunos de los temas con letras más ácidas, crudas e inspiradas de estos asturianos incorregibles.

En esta playlist se puede apreciar una buena selección de su rocanrol con estilo propio en el que se dejan ver ramalazos de ska, reggae, punk, rockabilly, entre otros sonidos.

Mis favoritas: He decidido comportarme, Soy un macarra, Hola mamoncete, Saber vivir, Problema sexual, No me gusta el trabajo, o Suena en los clubs un blues secreto. Puro caviar cítrico, amigos.

Por mi parte, como creo que no voy a ser capaz de comportarme, ni de mongolizarme, he pedido a los Reyes Magos una lobotomía. Jorge Martínez acaba de conseguir la suya y ha puesto en marcha un ‘Nuevo Rumbo’,  Jorge Ilegal y Los Magníficos, que a pesar de abordar sonidos retro ligeros tiene una asombrosa coherencia y continuidad con todo lo dicho y hecho en el pasado. Tangos, boleros, cha-cha-chá, huapangos, guarachas y twists, propios y ajenos, que merecen una escucha.

Salud y rocanrol

Anuncios

One thought on “Ceviche de caballas ‘ilegales’ al caviar cítrico

  1. Gran entrada esta del Ceviche y gran grupo Los Ilegales. Forman parte de mi educación(?) y de la banda sonora de mi vida. El plato tiene una pinta excelente, aunque no te veo robando caballas, ni siquiera por amor prohibido (pero reconozco que la historia con pescadera incluida me ha encantado). Saludos y a seguir dandole caña a la buena cocina y el mejor R&R.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s