Vindaloo de pollo surfero

Vindaloo de pollo

Como si estuviéramos sobre un tablero del Risk, hoy vamos a pasar por la India, Portugal y Brasil sin necesidad de salir de casa y a ritmo de surf rock.

La leyenda dice que marineros portugueses llevaron la receta base del vindaloo a tierras de la India, donde se asumió rápidamente pero adaptada al recetario local.  El plato portugués se basaba en carne marinada en vino y ajo, de ahí que la mayoría de las recetas de vindaloo tengan ingredientes tan mediterráneos como el ajo y/o el vinagre de vino.

Hay cientos de recetas de vindaloo, pero lo cierto es que  frecuentemente acompaña carne de cerdo, pollo, cordero o ternera. La pasta que propongo aquí, combina a la perfección con el pollo y con el cerdo. Para las otras carnes, más ‘nobles’, otro día me meto entre fogones y  planteo alternativas.

La pasta de vindaloo se puede preparar con antelación porque aguanta bien en el frigorífico durante una semana. Eso sí, tapada.

Con el delantal puesto, asegúrate de tener todos los ingredientes preparados:

  •  De 750 a 1.000 gramos de pechugas de pollo cortadas en dados regulares
  • 600 ml. de agua (2 tazas y media)
  • 2 cucharaditas de semillas de mostaza (sustituible por mostaza)

Para la pasta Vindaloo

Pasta de vindaloo

  • 2 cucharadas de jengibre fresco rallado
  • 4 dientes de ajo
  • 2 guindillas rojas frescas picadas  (reduce si no te gusta tanto picante)
  • 2 cucharaditas de cúrcuma molida
  • 1 cucharadita de cardamomo (O menos. El cardamomo tiende a predominar sobre el resto de sabores y no gusta a todo el mundo)
  • 4 clavos de olor
  • 6 granos de pimienta
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de semillas de cilantro
  • 1 cucharadita de semillas de comino
  • 125 ml. de zumo de limón (1/2 taza)

Como tengo una obsesión malsana y freudiana con el mortero, no me queda más remedio que preparar la pasta de vindaloo con cierto orden, En primer lugar trabajo bien las semillas de cilantro, cardamomo, pimienta, clavos y cominos (las vainas de cardamomo se pueden retirar al extraer la semilla). Una vez que están bien trituradas estas especias, añado el resto de ingredientes de la pasta (jengibre, ajo, guindillas, cúrcuma, canela y el zumo de limón). Toca hacer músculo hasta conseguir una pasta fina y homogénea. Llegado este momento, toda la cocina debe oler a algo parecido al paraíso.

Si usas un robot de cocina, en lugar de mortero, añadir todos los ingredientes de la pasta y darle al botón hasta conseguir los resultados esperados.

Saltear el pollo, a fuego medio y en dos o tres tandas, en un wok o en una cacerola con un poco de aceite hasta que se dore. Incorporar todo el pollo, la pasta de vindaloo y las semillas de mostaza y remover durante dos minutos. Añadir el agua y dejar cocer a fuego lento, tapado, durante una hora y media o hasta que la carne esté tierna.

Se puede servir acompañado de arroz basmati y pappadums.

Y como los marineros portugueses también impregnaron con su influencia la cocina y la música brasileña, propongo un acercamiento a los discos de Autoramas, Pero para dar tanto salto geográfico mejor no jugársela y empezar el viaje con ‘Teletransporte’(2007)

Autoramas - Teletransporte (2007)

Autoramas es una banda brasileña de surf rock que tiene entre sus influencias más claras la música surf de los 60’ (Dick Dale, The Ventures, etc), los movimientos alternativos de Brasil y la energía del punk.

Mis canciones favoritas de ‘Teletransporte’ son: Mundo Moderno, Já cansei de te ouvir falar, Surtei, Eu Mereço, A 300 Km/h y Fazer Acontecer

Salud y rocanrol

Anuncios

Ensalada tibia ‘Pink Moon’

Ensalada de remolacha y feta Pink Moon

Ensalada de remolacha y feta Pink Moon

La remolacha y el queso feta son la base de esta ensalada tibia, sana  y rápida de preparar.  Recomiendo cocinarla escuchando ‘Pink Moon’ (1972), un delicioso y breve disco (28 minutos) del infravalorado Nick Drake.

Canciones desnudas y austeras de un tipo solitario encerrado en el estudio de grabación con su voz y su guitarra (aunque también se aprecia algún arreglo de piano). Once canciones auténticas, honestas y melancólicas. Como nuestro plato de hoy, este disco sabe mejor las noches de insomnio y de otoño:

  •  2 remolachas cocidas (Si las cueces tú, recuerda cocerlas con piel, en agua con sal y de una a dos horas, según el tamaño de las piezas)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 chorro de vino oloroso de Jerez  (opcional o sustituible por otros vinos de Jerez o blancos)
  • 1 queso feta
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • Ralladura de naranja (opcional)

Nick Drake - Pink Moon (1972)

Con la serenidad que impone ‘Pink Moon’, picar finos los ajos y las cebollas. Pochar con un poco de aceite a fuego lento. Mientras, cortar las remolachas y el queso feta en dados regulares. Cuando la cebolla empiece a verse transparente añadir un chorro de oloroso de Jerez, remover y un minuto más tarde añadir la remolacha.  Mezclar toda la preparación 2 o 3 minutos más. Incorporar los dados de feta y remover un minuto hasta que adquieran el tinte rosa de la remolacha.

Retirar del fuego y servir en un cuenco. Salpimentar y añadir un poco de piel de naranja rallada.

Instrucciones para comer la ensalada tibia ‘Pink Moon’ correctamente:

  1. Abandonarse a la melancolía y la tristeza.
  2. Volver a poner ‘Pink Moon’ desde el principio
  3. Llorar unos segundos mientras se enfría un poco el plato
  4. Degustar (preferiblemente en la soledad y el desarraigo de un ostracismo involuntario)

Aviso para hipocondríacos: Algunas personas carecemos de una enzima que metaboliza en el intestino un pigmento natural de la remolacha, Eliminamos ese tinte con la orina y las heces, que adquieren un singular color rojizo/rosado, dando respuesta a una de las grandes incógnitas del rock patrio.

Por eso, una vez hecha la digestión, dirigirse con decisión a castigar la porcelana bailando al ritmo de este escatológico himno de Siniestro Total, tornando así la tristeza en irracional euforia. Que aunque sea Semana Santa estamos en la alegre primavera, redios!

Arañazos de Stray Cats con Pizza Thai de coco

Pizza Thai de coco

Pizza Thai de coco

Si, lo sé. ¿Qué pinta la música rockabilly con la cocina tailandesa? A priori nada, pero y ¿una pizza con coco? Tú déjame hacer, que te va a gustar.

Te explico. Por mi casa vienen varios amigos que tienen intolerancia a la lactosa o que directamente odian el queso. Como en ocasiones una pizza te resuelve una cena rápida, se me ocurrió buscar una opción sin queso, pero que al servirla pareciera cubierta por queso.

Ahí pensé en el coco rallado. Luego busqué inspiración en la cocina asiática, que no usa lácteos. En Tailandia se usa el coco con profusión, así que elegí varios ingredientes frecuentes de la cocina Thai y me puse manos a la obra.

Venga delantal:

  • Base de pizza (la puedes hacer tú, pero mientras amasas pon un disco moña)
  • Una cebolla
  • Un pimiento verde
  • Tomate frito (A mi me gusta el Mouse de tomate raf de La Gergaleña, que es dulzón. Como opción económica elijo tomate frito Hida)
  • Coco rallado
  • Sambal Oelek o guindilla roja fresca
  • Cilantro fresco
  • Gambas peladas (mejor frescas que congeladas)

Pochar la cebolla y el pimiento cortados en trozos pequeños.

Sobre la base de pizza extender y mezclar el tomate con el Sambal Oelek (Si lo haces con guindilla fresca pícala, quita las semillas, y pocha junto la cebolla y el pimiento).

A continuación cubrir con la cebolla y el pimiento. Luego con coco rallado. Meter en el horno unos 15 o 20 minutos precalentado a 180 grados. En los últimos dos/tres minutos añadir las gambas y el cilantro. Si lo prefieres, el cilantro también puedes añadirlo al sacar la pizza del horno.

Y mientras haces todo esto pincha un disco de los Stray Cats, y trabaja la receta con ese machacón ritmo de contrabajo que tanto me gusta. Elige un disco de los primeros. Yo personalmente me quedo con su disco de debut, llamado también Stray Cats (1981).

Sí, lo sé, la foto es una basura, pero es la que tengo de este plato.

A disfrutar la pizza con salud y rocanrol